domingo, 18 de mayo de 2014

Emociones y dolor de espalda

Las Emociones son la tercera causa del dolor de espalda.

En la espalda está representada la manera de ser, la manera de vivir y la manera de sentir de la persona, podemos decir que en ella está representada su vida, pero no sólo en su aspecto físico sino también en su aspecto emocional.

En la espalda dejamos todo aquello que no queremos ver y que no deseamos enseñar a los demás, confiados de que así no puedan verlo, carga de aquellas tensiones y emociones negativas que no sabemos o podemos solucionar.

La espalda contiene la columna vertebral, que constituye el principal y más importante elemento del cuerpo, es nuestro eje además de ser la base sobre la que éste se asienta. La postura general de la persona habla sobre como se sienten, su estado emocional y anímico.
En toda actitud externa se esconde una actitud interna, o dicho de otra forma, todo problema interno (emocional) tendrá su síntoma externo (físico).

La columna vertebral expresa  el estado emocional de la persona; una actitud interna recta, clara y directa producirá una columna recta y derecha, pero una persona que “lleva un gran peso encima” provocará una espalda torcida, dolores, contracturas, tensiones.

 El problema no sólo es el tener que llevar ese peso, si no que se lleva en silencio provocando la deformación de los hombros y esto produce que las cervicales se tensen y duelan.

Si el problema emocional es demasiado grande y no le damos salida o solución, la columna vertebral empezará a deformarse y con ella todo el esqueleto, añadiendo factores como la falta de ejercicio, trabajos que impliquen posturas no adecuadas o manejo de peso sin adecuada higiene postural.

¿A que edad  pueden comenzar los dolores de espalda?

 Actualmente, a la edad en que se empiezan a tener responsabilidades en el colegio y debido también al peso de las mochilas escolares , y otros factores como los genéticos.

Los temores y grandes preocupaciones en la etapa del crecimiento pueden provocar distorsiones en la columna.

El estado de los hombros nos indicará la situación emocional de la persona y su manera de enfrentarse a los problemas:

Los hombros están afectados, sobretodo, por los sentimientos de culpa, la sensación de opresión, el típico agobio por el peso de la rutina diaria o estrés. En general diremos que las “cargas de la vida diaria” se llevan sobre los hombros.

Este excesivo peso afectará más tarde o más temprano a las cervicales y luego a toda la columna vertebral. En las cervicales habrá tensión y en la espalda un desequilibrio que provocará escoliosis, lordosis o cifosis dependiendo de la manera de ser del sujeto.

En general diremos que para diagnosticar la espalda deberemos comprobar el estado de la columna. Ésta se compone de 7 vértebras cervicales, 12 torácicas o dorsales, 5 lumbares, 5 sacras y 4 o 5 coccígeas.

Cualquier desequilibrio del cuerpo afectará a la columna, ya que ésta es una delicada cadena de huesos que se apoya en muchos elementos del cuerpo para poder mantener estable su estructura anatómica.

Estableceremos tres principales causas del dolor de espalda:

*La primera, es un posible daño estructural debido a un traumatismo, caída, accidente o incluso un hábito que continuadamente desequilibra las vértebras. Esto requerirá la visita de un osteópata, un fisioterapeutaquiromasajista  para armonizar el equilibrio y aliviar el dolor de la espalda resultante del desequilibrio.

*La segunda causa del dolor de espalda según la Medicina Tradicional China puede deberse a un desequilibrio en los órganos internos, en especial del hígado, la vesícula biliar, el corazón, el bazo o los riñones, ya que si hay un órgano inflamado, demasiado tenso o débil eso afectará a la columna. La corrección en la alimentación y las diferentes terapias como la Naturopatía, la Homeopatía, la Medicina Tradicional China o el Ayurveda pueden ayudar a corregir ese problema.

*La tercera causa son las emociones.

 Las emociones como la rabia, el resentimiento, el miedo, la infelicidad tienen diferentes grados de energía en función de su intensidad y el cuerpo sufrirá cada uno de estos estados.

Normalmente se guarda esta energía en los distintos órganos o la reprimimos en los hombros y en la espalda, acumulándose en forma de tensión y músculos agarrotados. Normalmente, acumulamos las tensiones en diferentes zonas del cuerpo especialmente en el hígado, estómago, riñones, hombros y espalda. Esta tensión deforma los órganos y el propio cuerpo, afectando de esta manera a la columna.

*Si la emoción es la rabia, los órganos afectados serán el hígado y la vesícula biliar y el dolor de espalda estará localizado en la zona media de la espalda.

*Si la emoción es la tristeza y la aflicción, los órganos afectados serán los pulmones y el intestino grueso y los dolores de espalda serán más fuertes debajo de los hombros e hipocondrios.

*Si la emoción es el miedo y la melancolía, los órganos afectados serán los riñones y dolerá la parte baja de la espalda.

*Si hay debilidad de carácter y excesiva compasión, el bazo será el órgano afectado y quizás podremos ver en el lado derecho en la parte media de la espalda una inflamación o será la zona que dolerá.

*Si hay un exceso de emoción o histeria afectará al corazón y dolerá el centro de la espalda, en zona del corazón.

* Si hay dificultad en la comunicación hacia los demás o sensación de que otros juzgan, critican o hieren, podrá estar afectada la zona de cervicales, también influye el grado de apertura hacia la vida para esta región cervical.


Escuchar el cuerpo es un buen paso para conocerse a uno mismo, sentir el dolor nos da la oportunidad de cambiar aquellas emociones que no nos hacen sentir bien.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Belleza y Salud