La Genética de los Masajes

Un estudio publicado en Science Translational Medicine ofrece algunas pistas de los efectos fisiológicos después de un masaje: la respuesta está en los genes.


El desconocimiento de las bases biológicas que subyacen a los masajes hace que algunos médicos se muestren escépticos frente a sus efectos beneficiosos.

Mark Tarnopolsky, el investigador responsable de este estudio, era uno de ellos. Sin embargo, tras sufrir un accidente acudió a fisioterapia como parte de la rehabilitación, y se recuperó con tanta efectividad que decidió buscar la explicación celular a su curación.

Los científicos encontraron que después de un masaje se inactivan algunos genes relacionados con la inflamación, y además se activan otros que ayudan al músculo a recuperarse. Por otro lado, el estudio desmiente el tópico de que los masajes degradan el ácido láctico y otros productos de deshecho generados en los músculos cansados.

El trabajo se realizó tomando muestras del tejido del cuádriceps de varias personas que acababan de realizar ejercicio físico. La mitad de ellas recibieron un masaje al terminar, y la otra mitad no. Tras el análisis genético de las muestras, los científicos observaron que las piernas masajeadas tenían un 30 por ciento más del PGC-1alpha.
Esta proteína activa los genes relacionados con la formación de
mitocondrias, que son los orgánulos que aportan energía a la célula. Además se encontró menos proporción de la proteína NFkB, que activa los genes asociados a la inflamación muscular.

Una terapia con masajes disminuye el dolor muscular mediante un mecanismo biológico similar al de la mayoría de los analgésicos, por lo que constituye una opción efectiva para restablecer los músculos dañados.
"Creemos que este hallazgo es importante ya que hay muy poca información biológica y molecular sobre la terapia de masaje manual, y éste es un primer paso para explorar más en profundidad los beneficios a largo plazo del masaje", explica  el doctor Mark Tarnopolsky, de la Universidad McMaster de Ontario (Canadá) y uno de los autores del estudio publicado este miércoles en la revista Science Translational Medicine.

El problema que tiene aún el masaje es que está considerado como medicina alternativa y se halla todavía lejos de los circuitos en los que se mueven las terapias llamadas ortodoxas y científicas. 

Sin embargo, con el paso del tiempo el masaje tendrá un sitio digno como complemento de importancia a los tratamientos más tradicionales. Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EEUU se encargarán de que el masaje deje de considerarse como algo alternativo. La creación dentro de los NIH de una Oficina para el Estudio de la Medicina Alternativa (OEMA) ha sido un paso decisivo del que se beneficiará la acupuntura, la herboterapia, la homeopatía, la hipnosis y, por supuesto, el masaje.

Referencia: -Revista Science Translational Medicine.
                   
                   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alivio de la ciática con Acupuntura y Auriculoterapia

Glandula Timo nexo entre cuerpo y mente

Dolores de Rodilla, Acupuntura y Masaje